LIVING SANTIAGO

“Nos vamos a Chile a pasar Semana Santa” me dijo mi papá cuando yo tenía 15 años. Para ese entonces, Chile significaba para mi el país vecino del que no conocía mucho más allá de saber que Santiago estaba a la altura de Mendoza y alguna que otra cuestión histórica-política. Fui a pasar Semana Santa sin saber qué esperarme pero con ganas de conocer un país al que nunca había ido. Desde ese entonces y desde el instante que pisé Santiago, tengo que reconocer que me enamoré de la ciudad.  No se todavía por qué, no se si es la inmensidad de la Cordillera desde el Cerro San Cristóbal, sus atardeceres increíbles o la mezcla entre ciudad tradicional latinoamericana y una ciudad moderna y pujante en el Sector Oriente. Al año siguiente (y de una forma tan casual que tampoco sé explicar bien), conocí a quien es hoy mi amiga chilena y en parte responsable que volviera a Chile tan seguido. Es así, que al día de hoy, viajé a Santiago unas -mínimo- 20 veces e hizo que conociera la ciudad como si fuera la propia y a Chile como mi segundo hogar. Leí todos los libros de Isabel Allende, conozco a todos los actores de TVN y Mega, leo revistas chilenas e incluso más de una vez he llegado a mirar una novela (o teleserie como le dicen allá).

¿Y quien soy? Me llamo Clara, tengo 30 años, vivo en Buenos Aires pero aún hoy, muchos años después de ese primer viaje de Semana Santa, mantengo esa extraña conexión con una ciudad que no es dónde nací pero donde me siento perfectamente como en casa. Muchas veces me preguntaron “¿Pero por qué volvés tanto a Chile?” (incluso pensaron que tenía un novio chileno cosa que jamás pasó) y no siempre sé bien qué responder. Creo que hay ciudades nos remiten a quienes queremos ser, a sentirnos plenos y libres, llenos de energía y eso es lo que Santiago despierta en mí. Adoro perderme en las callecitas de Bellavista, amo levantar la vista y ver cerros (o montañas) vaya a donde vaya, me encanta la amabilidad de su gente y disfruto caminando por Las Condes un domingo tranquilo a la mañana. Cuando me preguntan por qué me gusta tanto Chile, contesto “Cerrá los ojos. Recordá, ¿cuál es ese lugar donde no importa cuando vayas, siempre sos feliz?”. Bueno, mi respuesta es Santiago de Chile.

Por eso, hace algunos años, cuando dos amigas se fueron de viaje para allá, les armé una guía en pdf con los lugares imperdibles para que disfrutaran su viaje al máximo. Esa guía, que comenzó con 8 páginas, hoy se convirtió en Living Santiago, una página con los (a mi criterio) mejores datos, secretos y recomendaciones de Santiago de Chile, para que cuando viajes no solo estés de paso, sino que puedas vivir la ciudad con toda su intensidad y aprovechar tu estadía al máximo. Santiago es un lugar para desenchufarse, disfrutar, contemplar todos sus colores, la enormidad de la montaña y sobre todo pasar unos días extraordinarios.

Pd: Muchas veces me preguntaron quien era, porque creo que en el blog nunca hablé de mi. No se muy bien por qué generalmente no muestro fotos mías o firmo las notas con mi nombre, tal vez porque no quiero ser yo la protagonista. Creo que el protagonismo lo tienen que tener primero Santiago de Chile y sobre todo vos: porque esta página está pensada para vos, para que vos puedas ser el foco de tu viaje, para que tus días en Santiago saquen lo mejor de vos y especialmente para que puedas vivir tu propia aventura.

Clari.